“Hay una deformación valórica donde se pierde el respeto a la Patria, a la autoridad y existe un menor valor por la vida”

- Al frente de la institución cuando ésta cumple 86 años de existencia, el alto oficial aborda las principales problemáticas y desafíos de la policía uniformada en Magallanes. Puso el dedo en la llaga al hacer ver que en Punta Arenas hay un alto índice de ingesta de alcohol. “Hemos visto con preocupación que en gran cantidad de los hechos de delitos violentos se ve envuelto el alcohol. Sólo en la comisaría de Punta Arenas tenemos 512 locales de alcoholes. Pero esto no es responsabilidad nuestra. Aquí hay un problema grave y que debe ser abordado por los entes competentes”, denunció.

por Nicolás Ulloa | nulloa@laprensaaustral.cl | 28 de abril de 2013

El consumo de alcohol y la gran cantidad de patentes para locales de expendio de este tipo de bebidas espirituosas es una materia que debe ser abordada con urgencia. Este es el juicio del Jefe de la XII Zona de Carabineros, general Eduardo Weber. El alto oficial hizo un llamado a las autoridades a escuchar a la institución al momento de entregar estos permisos, ya que -según enfatizó- en todos los delitos violentos ocurridos en el último tiempo en Magallanes está la presencia de la ingesta de licor en los involucrados.

Sobre esta grave problemática y otros desafíos que tiene hoy la institución, el general Weber conversó con El Magallanes:

- ¿Cómo se explica que los índices de victimización disminuyan con la ocurrencia de cuatro homicidios y dos homicidios frustrados en lo que va del año?

- “Los casos nos indican que vamos a la baja, pero ciertamente estos hechos que son de alto impacto comunicacional y social y, sin duda, van a influenciar los índices, eso es innegable. Ahora bien, si tratamos de analizar el porqué se producen estos hechos debemos entender que todo esto nace por una negligente formación familiar e, innegablemente, se ha perdido el respeto a la autoridad. Es ahí donde debe centrarse la atención de la gente”.

- ¿Pero qué relación guarda la formación de las personas en hechos de sangre como homicidios?

- “Indudablemente sí la hay, ya que hay una deformación valórica donde se pierde el respeto a la Patria, a la persona de la autoridad. Existe un menor valor por la vida. De muestra un botón: hace algunos días hubo una ceremonia en la que un profesor sacó un cartel al lado del Presidente de la República. Está bien que todo el mundo puede manifestarse, pero hay momentos y momentos, ya que con dichas actitudes se está dando un ejemplo errado a los más jóvenes, quienes son los que protagonizan posteriormente hechos tan lamentables como los que se han vivido en este último tiempo”.

- ¿Y pueden evitarse los delitos si se aborda esa materia?

- “Pero, ¡por supuesto! Nosotros como padres debemos desarrollar valores, debemos saber en qué andan nuestros hijos, porque, lamentablemente, el joven que murió y el que causó el hecho son personas de hogar. No quiero ahondar si hay disfuncionalidad en dichas familias, pero ¡qué importante es que los padres sepan en qué y dónde andan sus hijos y que se pueda ejercer el control sobre ellos, saber qué llevan en su mochila o en su cuerpo! No es posible que en algunos colegios de nuestro país se hayan revisado mochilas encontrándose punzones, cuchillos u otro tipo de armas. Debemos ser más padres que antes, para revivir esos valores que tanto se están perdiendo”.

- ¿Y esos hallazgos de los que habla han ocurrido en escuelas de Magallanes?

- “No, afortunadamente no, pero hay muchas personas que se acercan a uno y le dicen que no quieren perder ese Punta Arenas que existía antes. Pero es necesario entender que hoy se da el fenómeno de la movilidad del delincuente, quien va donde ve una oportunidad y aquí se están dando diversas situaciones que han modificado la realidad local, la construcción de nuevos sectores poblacionales que han dado cabida a personas de afuera y no quiero decir que todos, pero sí personas ajenas a la región que han cambiado la realidad local y eso la ciudadanía debe entenderlo, prepararse, tomar los resguardos pertinente y organizarse entre ellos para la prevención del delito”.

- En cuanto a su institución, ¿también se perdió el respeto a Carabineros?

- “Primero hay que dejar en claro que esto no viene ocurriendo ahora último, sino que de un buen tiempo a la fecha. Me atrevería a decir que hace 8 ó 10 años que se le perdió completamente el respeto a los carabineros. Yo camino mucho por la ciudad y me ha pasado en más de una ocasión ver cómo niños le dicen a su mamá: ‘Mira, un paco’. Entonces, ¿qué clase de respeto se puede exigir a un niño si los padres los están instruyendo mal, sin respeto a la autoridad?”.

- ¿Se ha dado mucho aquello en las marchas o eventos sociales?

- “Quiero dejar en claro que en la juventud de Punta Arenas hay una característica distinta a la del resto del país. Los cabros corren, gritan también tiran sus piedras, pero yo creo que todavía se conserva otra actitud, y ojalá que esos casos aislados que ha habido no se multipliquen”.

- ¿Qué le pareció la “toma”de la catedral por cientos de manifestantes?

- “Recuerdo que en dicha oportunidad supimos lo que iba a pasar y se le informó al obispo Bastres, y él no quiso cerrar la iglesia, él confió en la gente, recuerdo que dijo: ‘La casa de Dios está abierta para quien desee entrar’. A mí me avisaron cuando ya habían ingresado, y me pareció impresionante los daños provocados en el interior y la gente descontrolada fuera de la iglesia prácticamente pidiendo a gritos la cabeza del cura. Eso no puede volver a suceder en Punta Arenas”.

Estrategia policial

- ¿El Sistema Táctico de Análisis Delictual (STAD) es una herramienta discriminatoria de control del delito?

- “El STAD vino a complementar otras herramientas que teníamos en funcionamiento y, efectivamente, permite analizar geográficamente la sectorización de los delitos, no de los delincuentes -eso es importante-, y no sólo en locaciones, sino que en horarios específicos, lo que indudablemente es una herramienta poderosa que permite la mejor administración de recursos para combatir a determinadas horas determinados sectores con situaciones más complejas”.

- ¿Qué beneficios ha traído en Punta Arenas?

- “Cuando comenzamos el año pasado, partimos con algunas zonas bien complicadas. Esto se ha ido concentrando en el sector central de la ciudad, pero si nosotros analizamos indicadores de delitos violentos registrados en igual fecha el año pasado a la fecha se ha logrado disminuir en 18 puntos porcentuales los casos”.

- ¿Es suficiente la dotación policial en la región?

- “Uno siempre quisiera tener más gente para trabajar de mejor manera en la región. Sin embargo, en la región estamos muy por encima de la media nacional en cuanto a cantidad de carabineros y, gracias al STAD, hemos podido administrar de mejor manera el recurso humano y hemos logrado bajar los índices negativos”.

- ¿Existe alguna problemática que preocupe hoy a Carabineros?

- “En Punta Arenas, tenemos un alto índice de ingesta de alcohol, y hemos visto con preocupación que gran cantidad de los hechos de delitos violentos se ve envuelto el alcohol, así que vemos con preocupación el hecho de que sólo en la comisaría de Punta Arenas tenemos 512 locales de alcoholes. Pero esto no es responsabilidad nuestra. Aquí hay un problema grave y que debe ser abordado por los entes competentes. A modo de ejemplo: cuando se debatió la apertura de la Sala 21 se nos citó a dar nuestra opinión y dijimos que no nos parecía adecuado, pero aun así se otorgó el permiso, entonces ¿en qué quedamos? Debemos trabajar en conjunto, sino ninguna medida que tome Carabineros, si no hay una fiscalización en conjunto con las autoridades, alcaldes, gobernadores e intendentes, prosperará mucho. Yo si hay algo que destaco de este gobierno fue la Ley de Tolerancia Cero, ha sido un logro importantísimo que ha venido a reducir sustancialmente los accidentes de tránsito, pero resta trabajo aún por hacer”.

- ¿Qué falta por hacer para prevenir el delito?

- “Yo fui paracaidista y déjame decirte que siempre que salté, sentí miedo; el miedo sirve, es bueno, y quizás lo que se podría hacer es endurecer las sanciones y dar una mayor difusión mediática a aquello a fin de infundir el temor no a la autoridad, sino que a las consecuencias de los actos”.

Ver más + Columnistas