Gerente general de Mina Invierno califica de excesivas las demandas de los trabajadores en paro

- Jorge Pedrals habla de fuerza ilegítima para impedir el normal funcionamiento de la mina; y que están dispuestos a continuar las negociaciones.

21 de abril de 2013

“Se ejerce una fuerza que no es legítima” y “las peticiones fueron desmedidas”, son algunos de los alcances que el gerente general de Mina Invierno, Jorge Pedrals, hizo respecto del paro de trabajadores que desde el lunes lleva adelante el Sindicato de Transportes Río Verde.
El ejecutivo dijo también que la mina ha tenido la debida fiscalización del Servicio Nacional de Geología y Minería (Sernageomin).
Manifestó lo anterior luego que los trabajadores en huelga señalaron que la minera transgrede la normativa legal respecto de la seguridad en las faenas. Igual crítica hizo el Sindicato Equipos Mineros Río Grande, organización que hace unos días también votó la huelga legal, dentro del proceso de negociación colectiva que todavía no concluye.
Pedrals expresó en primer lugar que “la seguridad es nuestra máxima preocupación. Llama la atención que habiéndolo planteado como un tema tan grave, los trabajadores lo hayan presentado tan tarde dentro de este proceso. La preocupación se debe a su falta de experiencia en minería. Estamos haciendo gestiones a través de autoridades del trabajo para sentarnos de nuevo a tratar al menos este tema. La faena ha sido fiscalizada por el Sernageomin en más de una oportunidad”.
Seguidamente, manifestó que la compañía ha estado siempre abierta al diálogo y que eso se demuestra que solicitaron los “buenos oficios” a la Inspección del Trabajo.
“Seguimos tratando de generar un espacio de conversación con la directiva del sindicato de operadores. No son buenas las medidas de presión con fuerza. Se ejerce una fuerza que no es legítima, cuando se trata de impedir que la empresa siga con su normal funcionamiento”, acotó el ejecutivo.
Más adelante, descartó de plano que exista menoscabo a la mano de obra regional.
Precisó al respecto que sólo un 3% de los operadores son de fuera de la región; y en el caso de los mecánicos sólo un 5% vienen de fuera. Precisa que “sus rentas son iguales con las de aquellos magallánicos con igual experiencia”.
Demandas excesivas
Comentó seguidamente la solicitud de los trabajadores, que piden que se les cancele un peso por tonelada de carbón.
Esto, subrayó Pedrals, “que se ve muy inofensivo, haría pasar nuestra renta mínima bruta de $500.000 a $916.000, o sea un 83% de aumento de renta; casi 5 veces la renta mínima de muchos chilenos. Hay que pensar que muchos de los operadores no tenían ninguna experiencia, incluso para algunos (este es) su primer trabajo”.
Añadió que “esto es como la universidad. Entras a aprender, pero con la diferencia que aquí te pagan. Ha sido la frase que muchas veces se repitió durante el proceso de contratación a muchos de los trabajadores sin experiencia, que tomaron la decisión de unirse al proyecto”.
El gerente general de Mina Invierno resalta que la empresa a través del Servicio Nacional de Capacitación y Empleo, (Sence) ha dado mayor empleabilidad en la zona.
“Hemos ayudado a mejorar la empleabilidad de más de 226 personas en Magallanes. Hoy estamos en un programa con 35 personas que estamos especializando en la operación de camiones de alto tonelaje”, aseguró.
Con relación al número de trabajadores de la compañía, precisó que son 500 y que 12 más ingresarán en los próximos días.
“Vamos a llegar a ser 582 personas dentro de los próximos 3 meses. Estamos en un proceso de reclutamiento permanente. Hay que pensar que un 78% de nuestros operadores tiene menos de 9 meses de experiencia. Nuestra base de datos con gente interesada en trabajar en la empresa cuenta con más de 10.000 personas”, puntualizó Pedrals.
Finalmente, expresó que fueron excesivas las demandas de los trabajadores en el marco de la negociación colectiva.
“Las peticiones fueron desmedidas: bono término de negociación de $9.100.000; aumento de renta por más de 4 veces. Si bien fue bajando en los buenos oficios, igual el aumento pedido es de un 56%. Es curioso que el tema haya girado hoy a un tema de la seguridad de la operación, cuando nunca antes se mencionó”, concluyó.

Ver más + Columnistas